17 octubre 2015

Sentarse durante mucho tiempo no es tan malo

            
Por todas partes se emiten las advertencias: "Estar sentado todo el tiempo puede matarte". Incluso se planteó en empresas reemplazar los escritorios tradicionales por otros donde los empleados trabajen de pie, temiendo que una silla los acerque bruscamente al final de sus existencias mortales.
Sin embargo, hay algo nuevo para incorporar a la lista de investigaciones sobre los pros y contras de permanecer de pie en el trabajo: un estudio publicado en el International Journal of Epidemiology encontró que permanecer sentado no está asociado con ningún incremento en el riesgo de muerte.
De hecho, sentarse no es peor que permanecer de pie para una persona de que no se mueve durante todo el día, determinaron los investigadores de la Universidad de Exeter y del University College de Londres que participaron en el estudio.
Los investigadores analizaron los datos de salud de 5.132 personas a lo largo de 16 años. Los participantes registraron la cantidad de tiempo que permanecieron sentados y, en paralelo, cuánto tiempo lo hicieron durante cuatro instancias diferentes: trabajando, mirando televisión, en su tiempo libre y durante el tiempo libre en el que no vieron televisión. Los investigadores también controlaron el tiempo invertido en caminatas y otras actividades físicas.
Luego de controlar los datos en busca de una serie de factores, incluyendo la dieta y la salud a nivel general, los investigadores encontraron que el riesgo general de mortalidad para estos participantes no estaba influenciado por el tiempo que permanecieron sentados o en que momento lo hacían. Y los científicos también detectaron que aplicar demasiado énfasis en no permanecer sentado no debería ocupar el lugar de la promoción de las actividades físicas.
"Nuestro estudio revierte el pensamiento actual de los riesgos de salud que implica permanecer sentado e indica que el problema está en la ausencia de movimiento más que en el tiempo que se permanece sentado en sí mismo", explicó en una declaración uno de los autores del estudio, Melvyn Hillsdon de la Universidad de Exeter. "La postura estática donde el gasto de energía es bajo puede ser perjudicial para la salud, ya sea estando sentado o de pie", agregó.
Estos investigadores reconocieron que esta selección de participantes particular consistía mayoritariamente de trabajadores "de escritorio" londinenses, lo que puede asignar características específicas a su estado físico. Y aclararon que no pueden especificar asociaciones entre estar sentados y enfermedades específicas.
Investigaciones previas han indicado los peligros de ser demasiado sedentario. Este año se publicó un estudio que recomendaba permanecer de pie, moverse y tomarse descansos que sumaran un total de dos horas en una jornada laboral total de ocho horas.
Otro estudio de 2010 realizó un seguimiento a 123 mil adultos durante 14 años y detectó que las personas que permanecían sentadas durante más de seis horas al día tenían una tasa de mortalidad un 18% más alta que aquellos que permanecían sentados menos de tres horas.
¿Son entonces los escritorios de pie una solución? No necesariamente, afirmaron los autores de este nuevo estudio. "Los resultados de este estudio sugieren que los responsables de las políticas de salud deberían tener cuidado al recomendar reducir el tiempo sentados sin también recomendar un incremento de la actividad física", escribieron.
Fuente: The Washington Post

10 octubre 2015

La inteligencia artificial ya es equiparable a la de un niño de cuatro años

           
Programábamos máquinas para realizar tareas, ahora las programaremos para que aprendan. Es el reto de nuestra generación. Ya hemos visto de lo que son capaces los ordenadores al interpretar patrones, jugar al ajedrez o resolver problemas de aritmética, pero ¿y si probamos su capacidad con pruebas más humanas?

Es lo que se propuso y realizó el MIT Technology Review, enfrentando a la Inteligencia Artificial a un test de coeficiente intelectual. El estudio fue realizado por la Universidad de Illinois en colaboración con un grupo de investigación de IA en Hungría usando el proyecto de código abierto ConcepNet del MIT (publicado en arxiv).

La máquina logró obtener una puntuación normal para un niño de 4 años de edad, pero por debajo del promedio de niños de entre 5 y 7 años. El test está diseñado para evaluar la capacidad intelectual verbal de niños de entre 2 y 7 años dividido en 14 partes. Es descrito por sus creadores como una prueba "que refleje la capacidad general de una persona de actuar según su propósito, de pensar racionalmente, y de interactuar adecuadamente con su entorno."

Lo interesante es por qué no obtuvo más puntuación y las limitaciones a las que se enfrentarán — o se enfrentan más bien — las compañías de software que desarrollan software de Inteligencia Artificial. Las máquinas todavía no entienden bien el contexto y suelen entender las frases de forma literal. Algunos verbos pueden emplearse para dar otro significado a la siguientes palabras de una frase, algo que una persona entiende y una máquina todavía no.

Curiosamente, detectar limitaciones es una buena noticia, no mala. En realidad pruebas así son la predicción más convincente de que la Inteligencia Artificial podrá llegar y superar a la media de los humanos. Las limitaciones ayudan a dilucidar lo que está por venir.

Es más, en la actualidad ya se podría haber mejorado la puntuación usando sistemas de comprensión verbal artificiales como Google Now que no sólo realizan ya un trabajo aceptable sino que son uno de los principales focos de mejora de sus respectivas compañías. La comprensión de lo que se pide es el mayor impedimento, ya que la capacidad de memorizar y calcular es abismalmente superior al de nosotros, las personas.

Hemos tardado más de medio siglo en desarrollar ordenadores que lleguen hasta aquí. Pero el avance es exponencial, no lineal y todas las grandes compañías de software están aquí. Los próximos 5 años pueden superar al progreso realizado en estos últimos 50.