21 marzo 2015

La mujer que fue a la cárcel por llevar pantalones

           
La maestra de guardería Helen Hulick hizo historia en el tribunal de Los Angeles. En 1938 Hulick llegó a la corte de Los Angeles para testificar en contra de dos sospechosos de robo. Pero el juez Arthur S. Guerin suspendió su testimonio por llevar pantalones y la cito en cinco días ordenándole llevar un vestido.
Hulick dió una entrevista el 10 de noviembre de 1938, a Los Angeles Times: Si me ordena que se ponga un vestido no lo haré. Me gustan los pantalones. Son muy cómodos".
A los cinco días Guerin prohibió de nuevo a Helen Hulick, declarar en calidad de testigo, mientras que no usase un vestido. El juez le dijo:
"La última vez que estuvo en esta corte atrajo más la atención de los espectadores, que la causa que se juzga. Hoy usted vuelve vestida con pantalones y desafiando abiertamente a la corte y sus funciones para llevar a cabo procedimientos judiciales de una manera ordenada. Le cito para mañana. Si usted insiste en usar pantalones de nuevo se le acusará de obstaculizar la administración de justicia, y será castigada conforme a la ley por desacato al tribunal."
Al día siguiente, Hulick apareció en pantalones. El juez la condenó por desacato y la sentenció a cinco días de cárcel. Después de haber sido despojada de su pantalón por una funcionaria de la cárcel, Hulick fue puesta en libertad tras un recurso de hábeas corpus por parte de su abogado.
Cientos de personas enviaron cartas de protesta a la corte. La condena de Guerin fue revocada por la División de Apelaciones durante una audiencia de hábeas corpus. Hulick era libre de usar pantalones en la corte. Un par de meses más tarde, Hulick regresó al tribunal, tras conseguir su derecho a vestir con pantalones. Pero esta vez,  llevaba un vestido.
Fuente 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario