26 octubre 2014

La mujer que perdió más de la mitad de su vida durmiendo

            
Una mujer oriunda del Gran Manchester, en el Reino Unido, asegura haber pasado más de la mitad de su vida en cama ya que padece el síndrome Kleine-Levis (KLS),  también conocido como de la bella durmiente, una enfermedad neurológica rara y de origen desconocido que le provoca dormir 22 horas al día.
Beth Goodier vive en Stockport, en el Gran Manchester (Reino Unido) y padece esta enfermedad desde los 16 años.
"He pasado la mitad de mi vida en cama. Otras personas van a colegios, universidades, consiguen trabajo y se buscan a sí mismos. Mi enfermedad te roba todo eso. Mi vida está en suspense. Solo recuerdo retazos, es como si mi vida desapareciera", explicó Goodier en el programa de la BBC Breakfast on Monday.
Mientras sufren los episodios del síndrome, los afectados pueden ir al baño, tomar agua y hacer otras cosas habituales, pero no están verdaderamente despiertos. Cuando se levantan casi no recuerdan nada de lo que les ha sucedido.
Manifestaciones como una sobrealimentación compulsiva, deterioro de las capacidades mentales, desorientación, agresividad, conducta sexual desinhibida y también alucinaciones pueden darse cuando el enfermo sufre un episodio del síndrome.
"Ahora tengo la edad en la que me gustaría poder marcharme de casa porque de verdad me siento preparada. Pero no lo puedo hacer, ya que necesito que mi madre me vigile", se quejó con causa la mujer.
Aproximadamente entre 1 y 2 millones de personas en el mundo padecen este síndrome, de las cuales el 70% son hombres. No obstante, los médicos creen que dentro de 10-15 años esta afección podría desaparecer.
Fuente

Advertencias para los que practican la zoofilia

           
En Brasil es mucho más frecuente en el cáncer de pene que en Europa. Pero ¿qué tiene que ver esto con la zoofilia? Para los veinte médicos que firmaron una investigación en The Journal of Sexual Medicine podría haber cierta relación.
A pesar de que las encuestas sexuales distan de ser un método fiable para introducirse en la alcoba, en una encuesta a 492 hombres de entre 18 y 80 años que procedían de regiones rurales y pobres de Brasil, casi el 35 % admitió haber mantenido penetrado a un animal o varios. De esos 492 hombres, 18 sufrían cáncer de pene.
En el estudio se correlaciona que los hombres que habían mantenido más relaciones sexuales con animales sufrían cáncer de pene.
Los animales predilectos para fornicar, por orden de preferencia, son las yeguas, las burras, los mulos, las cabras, las gallinas, las terneras, las vacas, los perros y las perras, los corderos y las ovejas, los cerdos y las gorrinas. Casi el 40 % de los hombres que confiesan haber fornicado con animales lo hacen a menudo, al menos una vez a la semana.
Pero ¿qué relación podría haber entre cáncer de pene y cáncer de pene? Lo explica así Pierre Barthélémy en su libro Crónicas de ciencia improbable:
En primer lugar, el contacto frecuente con las mucosas animales y los microbios que las pueblan, y en segundo lugar, al empezar su vida sexual introduciendo el miembro viril en orificios que no están realmente adaptados a él, los zoófitos pueden multiplicar los microtraumatismos, le que les expondrá más a la enfermedad. Los amores bestiales se revelan, pues, como amistades peligrosas. En la mayoría de los casos, el tratamiento de la enfermedad implica una amputación parcial o total de la verga.
Fuente

22 octubre 2014

Tecnología usable para hackear tu cerebro

           
La tecnología suena tanto falsa como peligrosa: colócate unos auriculares y envía corrientes eléctricas dirigidas a tu cerebro durante unos 15 minutos para obtener más energía, mejorar tu concentración o tranquilizarte.
La estimulación del cerebro es algo muy real, pero aún es un área de la tecnología que no ha sido probada como para juguetear con el cerebro. Durante décadas, los científicos han experimentado con el envío de corrientes eléctricas al cerebro a través de los cráneos de las personas, para hacer todo, desde tratar graves desórdenes mentales como la depresión, hasta mejorar la memoria y el aprendizaje.
Ahora Silicon Valley espera poder convertir la tecnología de estimulación cerebral en dispositivos elegantes que los consumidores puedan usar. ¿Realmente es posible pasar del laboratorio a los estantes de Best Buy?
La última compañía que intentó crear un producto de estimulación cerebral para los consumidores es Thync, un emprendimiento con un importante historial. Thync fue fundada por el empresario Isy Goldwasser y el neurocientífico Jamie Tyler, quien tiene un doctorado en psicología y neurociencia de la conducta. Durante los últimos tres años, la compañía ha trabajado en su dispositivo de forma secreta. Se trata de un auricular portátil que para empezar ofrecerá tres opciones: energía, relajación y concentración.
"Para algunas personas sería su tercera taza de café, mientras que para otras podría ser su siesta de la tarde", dijo Goldwasser.
Una de las principales technologías en las que se basa Thync es la estimulación transcraneal por corriente directa, o tDCS (por sus siglas en inglés), la cual utiliza una corriente eléctrica débil para cambiar la sensibilidad de las neuronas del cerebro. Las neuronas son células ubicadas en el cerebro que transmiten señales eléctricas entre sí, las cuales resultan en la liberación de químicos que influyen en lo que las personas piensan o sienten. Cuando son dirigidos al área correcta, los impulsos eléctricos tDCS pueden generar cambios en el funcionamiento del cerebro de una persona.
Con el potencial para sustituir cualquier cosa, incluyendo el hábito de consumir gaseosas, clases de yoga o fármacos para tratar desórdenes mentales, el mercado para los dispositivos de estimulación cerebral que han demostrado que funcionan es potencialmente enorme. El ejército de Estados Unidos incluso ha hecho experimentos con el mismo como una manera de mejorar el entrenamiento de los pilotos. Thync se está enfocando en pequeñas mejoras para las mentes ya sanas.
"Los usuarios serán personas que en realidad llevan una vida ajetreada y realmente necesitan herramientas además de productos químicos, drogas o alcohol", explicó Goldwasser. "A ellos les gustaría usar otro enfoque para cambiar su estado mental".
Este no es el primer producto comercial que hace uso de la tDCS. Foc.us son unos auriculares de 250 dólares que utilizan la tDCS para ayudar a los jugadores a aumentar su concentración y su desempeño mientras juegan videojuegos. Hay una amplia comunidad de personas que experimentan con auriculares "hazlo tú mismo" que usan tDSC, los cuales fabrican con tutoriales en línea y herramientas que obtienen de una tienda local de Radio Shack.
Aun cuando se cuenta con una gran cantidad de estudios respetables sobre la estimulación cerebral, todavía no está claro si estas técnicas tienen algún impacto.
Fuente