12 abril 2014

¿Por qué sobarnos un golpe ayuda a aliviar el dolor?

          
Al parecer la forma como pensamos en el dolor tiene un efecto importante en la forma como realmente sentimos ese dolor.
Cuando después de golpearnos nos sobamos en la espinilla, por ejemplo, estimulamos un grupo distinto de nervios y esto nos permite enfocarnos en algo más que las señales que nos envían los receptores del dolor.
También se cree que puede haber una correlación ilusoria.
Es decir, la mayoría de los golpes sólo duelen agudamente unos segudos. Si gastamos esos segundos sobándonos la zona lesionada, lo más seguro es que pensemos que la sobada fue lo que alivió el dolor.
Fuente

03 abril 2014

La historia de Patrick

          
La historia de Patrick conmueve pero afortunadamente tuvo un final feliz. Cuando era apenas un cachorro fue rescatado de una muerte segura por un grupo de personas que dieron todo para salvarle la vida.
Gran parte de su suerte actual Patrick se la debe al encargado de un edificio de Nueva Jersey, Estados Unidos. Fue él quien alertó que dentro de una bolsa de basura en un contenedor había un perro. Se dio cuenta por el débil gemido que se escuchaba dentro de la misma.
El encargado rápidamente sacó a Patrick del contenedor, segundos antes de que un contenedor procediera a retirar la basura de ese lugar para compactarla.
Si bien Patrick se salvó por muy poco de la muerte en aquella oportunidad, el milagro iba a tener un capítulo mucho más complejo. El pequeño cachorro estaba en un dramático estado de desnutrición.
Por ese motivo, decidió avisar a un grupo de veterinarios para que ellos intentaran salvarle la vida, otra vez más. El desafío no era fácil, pero finalmente tuvo éxito después de muchos esfuerzos de quienes le devolvieron la felicidad e hicieron posible que Patrick tuviera una segunda oportunidad. Hoy sigue viviendo en Nueva Jersey, fue adoptado por una mujer que le da todos los gustos.
Algunas imágenes pueden herir tu sensibilidad…
          
          
          
          
          
          
          
          
          
          
          
          
          
          
          
          
          
          
          
 Fuente