28 agosto 2013

Una pareja casada por casi 66 años fallece el mismo día en EE.UU.

        
Se conocieron en la escuela primaria, luego surgió un romance durante la Segunda Guerra Mundial y poco tiempo después se casaron. Tuvieron un compromiso como marido y mujer que duró cerca de 66 años – y un día a principios de este mes murieron, sólo a 11 horas de diferencia uno del otro.
Sus hijos lo llaman su "acto final de amor."
Harold Knapke, 91, y su esposa, Ruth, 89, fallecieron el 11 de agosto en el hogar de ancianos Versailles Health Care Center en Rusia, Ohio, dijo la portavoz Teresa Pohlmon.
Sus hijos dijeron que el fallecimiento ocurrió nueve días antes de su aniversario de bodas número 66.
"El consuelo para nosotros es que se fueron juntos", dijo su hija, Margaret Knapke. "Por un lado, es difícil perder a ambos padres a la vez cuando no lo vi venir... Pero es muy consolador saber que se fueron juntos".
Según Margaret, la salud de su padre se había ido deteriorado más rápido que la de su madre durante un año.
"Nos preguntamos, '¿Por qué sigue aquí?'", Dijo Margaret. "Y la respuesta fue que él estaba aquí para mamá."
"Él la amaba mucho. Era extremadamente leal. Quería estar aquí con ella", agregó. "Dormía todo el día hacia el final, pero cuando se despertaba lo primero que le preguntaría es:" ¿Dónde está tu madre? ¿Cómo está tu madre? "
Margaret dijo que Ruth contrajo una rara infección poco antes de su muerte y estaba claro que no iba a recuperarse. Cuando Margaret y sus hermanos le dijeron a su padre la noticia, él lo tomó con calma, pero percibieron un "cambio" en él.
Sólo unos días después, Margaret y una de sus hermanas se dieron cuenta de que su padre parecía estar muy enfermo, dijo.
"Mi hermana me dijo:" Es casi como si estuviera tratando de ponerse al día con mamá".
Tres días más tarde, Harold murió, a las 7:30 a.m.
"Creo que se dio cuenta de lo que pasaba y quería allanar el camino para ella", dijo el hijo de la pareja, Ted Knapke,.
Después de que su padre murió, los hijos Knapke rodearon a su madre – que no estaba lúcida – y le dijeron: "Papá está allí esperando. Tienen el juego de cartas. Es hora que vayas. No te quedes por nosotros," dijo Ted Knapke.
Ruth Knapke murió esa noche, a las 6:30 pm. "Creo que sin duda cuando dos personas están tan juntos cerca de 66 años desarrollas mucha sintonía mental. Así que, independientemente de su estado creo que se dieron cuenta de que era el momento", dijo Ted Knapke.
Ruth y Harold Knapke se conocieron cuando eran estudiantes en la misma escuela primaria en Ohio, pero se separaron cuando la familia de Harold se mudó varias ciudades de distancia, según Carol Romie, otra hija de los Knapkes.
"Papá era un año mayor que mamá y me acuerdo que ella nos decía: ‘Yo estaba enamorada de su padre cuando estaba en el tercer grado’”, dijo Margaret Knapke.
No fue hasta que Harold estaba sirviendo en la Segunda Guerra Mundial y se encontraba en Alemania que comenzó su relación. Steve, cuñado de Ruth, quien también se desempeñaba como militar, oyó que Harold era del mismo condado en Ohio de Ruth y sugirió que Harold le escribiera.
Su relación creció a partir de ahí, según su hija Ginny Reindl.
"Mamá supo de inmediato quién era él ", dijo Margaret Knapke en relación a la carta. Los dos mantuvieron la correspondencia hasta que Harold volvió de la guerra en 1945.
La pareja se casó dos años más tarde, el 20 de agosto de 1947, y tuvo seis hijos juntos: Carol, Pat, Margaret, Ginny, Ted y Tim. Harold trabajó en el sistema escolar de Fort Recovery en Ohio como director, maestro y entrenador, y Ruth se convirtió en secretaria de la escuela.
"Creo que para mí, la parte más importante de la historia fue la dedicación que tuvieron uno al otro- leales hasta el final", dijo Romie. "Apoyo y protección, eso era lo hermoso. Se esforzaron por mantenerse casados durante todo ese tiempo. No ocurrió al azar. Iniciaron su matrimonio con la idea que sería para siempre y así lo hicieron".
Los dos fueron sepultados juntos.
"Mamá y papá eran gente común," dijo Reindl. "Creo que si la gente puede aprender algo de nuestra historia es que hay amores que duran, y eso es una cosa buena".
Fuente

27 agosto 2013

La obesidad mata más gente que el hambre

        
Uno de los mayores estudios en salud llevados a cabo hasta la fecha en todo el mundo señala que muere más gente por las consecuencias de la obesidad que de no tener suficiente para comer.
El reporte "La carga global de las enfermedades", publicado en la revista especializada The Lancet, estudia las principales causas de muerte en 2010 y las compara con los datos recogidos hace 20 años, cuando la desnutrición era la principal causa de enfermedad.
El informe refleja que más de tres millones de personas en todo el mundo murieron por causas relacionadas con la obesidad, tres veces más que aquellos que murieron debido a la desnutrición.
Aun así el reporte afirma que los problemas de malnutrición en África siguen causando numerosas muertes prematuras.

22 agosto 2013

Una brasileña les puso a sus 15 hijos el mismo nombre

        
Para honrar a su marido, una mujer de Paraiba, Brasil, les puso a todos sus hijos, nueve niñas y seis niños, su nombre, Walter. A pesar de que estaban orgullosos de llevar el nombre de su padre, las niñas dijeron que esto hizo su vida más difícil. Cuando Erotides Brandão quedó embarazada de su primer hijo, hizo un trato con su marido Walter para ponerle su nombre a todos sus hijos, fueran varones o mujeres. Así fue como Walterlúcia terminó llevando su único y extravagante nombre. La madre estaba feliz de honrar a su esposo, pero no esperaba tener 15 hijos. A pesar de ello, Erodites dijo a los periodistas brasileños que estaban enamorados y no podían negarse a lo pactado. Para hacerle la vida un poco más fácil a sus niños, especialmente a las chicas, el matrimonio decidió combinar el nombre Walter con nombres comunes de niñas, tales como María. Sus nueve hijas se llaman Walterlúcia María, Walterlivia María, Walterlênia María, Walterlônia María, Walterangelina María, Walterlácia María, Walterluzia María Emilia, Walterluana María, Walterangelina María y Waltersilvana María . Obviamente, fue más fácil para los varones, a los que bautizaron con dos nombres: Walter Emanuel, Walter Luis, Walter Oliverio, Walter Marcelo (que murió a los 6 meses), Walter Licinio y Walter Fernando . Erodites perdió tres embarazos, los que, de no haberlos perdido, habría llamado también con el nombre de Walter.
Fuente

17 agosto 2013

¿Por qué la gente ve una luz al morir?

        
Una luz blanca al final de un túnel o la "película" de toda una vida en un instante no son, parece, la puerta de entrada al más allá. Las intensas sensaciones descritas por personas que estuvieron a punto de morir y sobrevivieron –conocidas como "experiencias cercanas a la muerte"– podrían estar causadas por un aumento repentino de la actividad eléctrica en el cerebro.
Ese es el hallazgo de un estudio realizado con ratas agonizantes que observó un aumento de las ondas electromagnéticas en el momento de la muerte.
Los investigadores a cargo de esta investigación creen que este mismo fenómeno puede producir un estado de conciencia intensificado en los seres humanos.
"Mucha gente ha pensado que el cerebro después de la muerte clínica está inactivo o hipoactivo, con menos actividad que en estado de vigilia, y nosotros mostramos que definitivamente este no es el caso", explica Jimo Borjin, autora del informe de la Universidad de Michigan publicado en Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (PNAS).
"Es mucho más activa durante el proceso de la muerte que en estado de vigilia."
El aumento de la actividad cerebral podría explicar un estado de conciencia intenso cercano a la muerte.
Brillantes luces blancas, experiencias extracorporales y la sensación de ver todo lo vivido en una rápida sucesión de imágenes forman parte de las descripciones –comunes en todo el mundo– hechas por personas que han estado a punto de morir o que se recuperaron de un coma.
Sin embargo, investigar este fenómeno en humanos es difícil y estas visiones aún no se comprenden del todo.
En la Universidad de Michigan, los científicos estudiaron a nueve ratas moribundas.
Y pudieron observar que en los 30 segundos posteriores al momento en que el corazón de los animales dejó de latir se registró un notable aumento de las ondas electromagnéticas cerebrales de alta frecuencia, llamadas oscilaciones gamma.
Estos impulsos son uno de las rasgos neuronales que, según se cree, intervienen en la percepción conciente en los humanos, especialmente cuando ayudan a relacionar información de diferentes partes del cerebro.
En las ratas se observaron niveles más altos de estos impulsos eléctricos justo después del paro cardíaco que cuando los animales estaban sanos y despiertos.
Borjin sostiene que es factible que ocurra lo mismo en el cerebro humano y que un nivel elevado de actividad cerebral y de conciencia puede ser la causa de las visiones cercanas a la muerte. 
"Ante ciertas circunstancias desconocidas y confusas –como la cercanía de la muerte- el cerebro se sobreexcita." Jason Brightwaite, Universidad de Birmingham
"Esto puede ofrecer un marco teórico para empezar a explicarlas. El hecho de que se vea luz indica que la corteza visual está muy activada, y tenemos evidencia que sugiere que este podría ser el caso, porque hemos visto más oscilaciones gamma en el área del cerebro que está justo encima de la corteza visual", sostiene la investigadora.
"Hemos observado un aumento en el acoplamiento de ondas de baja frecuencia y las oscilaciones gamma, y esto es un rasgo de la conciencia visual o de la sensación visual."
Sin embargo, la científica advierte que para confirmar sus hallazgos haría falta realizar más estudios con personas que hayan sobrevivido a una muerte clínica.
Consultado al respecto a este nuevo informe, Jason Braithwaite, de la Universidad de Birmingham, en Reino Unido, dijo que el fenómeno "parece ser el 'último hurra' del cerebro".
"Es una demostración muy clara de una idea que ha estado dando vueltas por mucho tiempo: ante ciertas circunstancias desconocidas y confusas –como la cercanía de la muerte- el cerebro se sobreexcita", agrega Braithwaite.
"Como si fuera fuego propagándose por el cerebro, la actividad puede surgir en las áreas involucradas en la experiencia consciente, dando lugar a todas las percepciones resultantes con sentimientos y emociones hiperrealistas", explica el neurocientífico.
"Una limitación es que no sabemos cuándo ocurre realmente la experiencia cercana a la muerte. Quizás es antes de que el paciente sea anestesiado, o en algún momento durante una operación, mucho antes de que se detenga el corazón", matiza Braithwaite.
"Sin embargo, para aquellos casos que pueden ocurrir cerca del momento del paro cardíaco – o después– estos nuevos hallazgos sí alimentan la idea de que el cerebro impulsa estas fascinantes y sorprendentes experiencias."
Por su parte, el investigador de neurociencia Chris Chambers, de la Universidad de Cardiff, cree que "es una investigación interesante y bien hecha".
"Sabemos muy poco sobre la actividad cerebral durante la muerte, y mucho menos sobre la actividad cerebral consciente. Esto abre la puerta a más estudios en humanos."
"Pero deberíamos ser extremadamente cautos antes de cualquier conclusión sobre las experiencias humanas cercanas a la muerte: una cosa es medir la actividad cerebral en ratas durante un paro cardíaco, y otra es vincular eso con una experiencia humana", advierte Chambers.
Fuente

16 agosto 2013

Indígena boliviano de 123 años es el hombre más longevo del mundo

           
El indígena aimara boliviano Carmelo Flores Laura ha sido identificado como el hombre más longevo del mundo al contar con 123 años, afirmaron autoridades de la gobernación del departamento de La Paz, (Bolivia).
Una delegación de la gobernación paceña liderada por el secretario departamental de Desarrollo Social y Comunitario, Hilarión Callisaya, llegó hasta la comunidad de Frasquia, en la provincia Omasuyos, donde nació y aún vive Carmelo Flores. Después de visitar a Flores, esa entidad difundió fotografías de su partida de nacimiento y su cédula de identidad, en las que se detalla que el hombre, de origen aymara y de profesión agricultor, nació el 16 de julio de 1890 en Frasquia. El español de 112 años Salustiano Sánchez Blázquez, un músico que se instaló en Nueva York hace más de ochenta años, era considerado hasta julio el hombre más anciano del mundo, según información de la página web del Guiness World Records difundida el mes pasado. Sánchez había sucedido al japonés Jiroemon Kimura, el que fue considerado el hombre más viejo del planeta hasta que falleció a los 116 años el pasado mes de junio. Ahora la gobernación de La Paz se ha propuesto lograr que se reconozca internacionalmente la longevidad de Flores, dijo ayer a los medios Callisaya. "Nos estamos llevando todos los datos para lanzarle a este récord internacional o nacional (...) Nos sentimos muy orgullosos de tener a una persona que ha cumplido 123 años", sostuvo el funcionario. Carmelo Flores tuvo tres hijos, de los que solo uno aún está vivo, y también tiene 16 nietos y 39 bisnietos, según un reportaje difundido por el canal privado de televisión Red Uno. Callisaya expresó su sorpresa por lo "fuerte y tranquilo" que luce Flores, a quien ha calificado de "patrimonio viviente" del departamento paceño. La gobernación de la región invitó al agricultor a un acto en la ciudad de La Paz el próximo 26 de agosto, con motivo del Día del Adulto Mayor, para entregarle una condecoración, pero además se comprometió a brindar asistencia social al anciano y su familia.

12 agosto 2013

Para no tener los ojos secos parpadee y llore más

         
Aire acondicionado, contaminación y pantallas digitales retardan el parpadeo y provocan irritación, fatiga ocular, sequedad y sensación de quemazón.
El llamado síndrome de ojo seco (SOS), un trastorno que afecta a miles de personas de debe entre otros muchos factores al aire acondicionado, la contaminación y a pantallas digitales que retardan el parpadeo.
Este síndrome (cuyo origen es aún desconocido) provoca irritación, fatiga ocular, sequedad y sensación de quemazón. Puede sufrirlo cualquier persona, pero es más común en mujeres entre 40 y 50 años.
Para Nieves Alonso Formento, oftalmóloga de la Unidad de Oculoplástica del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, el SOS es "una enfermedad de las lágrimas y de la superficie ocular, que provoca síntomas de incomodidad, alteración de la visión e inestabilidad en la película lagrimal, con posible daño de la superficie del ojo".
Los pacientes con SOS también presentan problemas para leer, sensación de arenilla y sensibilidad a la luz, lo que tiene una repercusión importante en la calidad de vida. Margarita Calonge, catedrática de Oftalmología de la Universidad de Valladolid, explica que esta sintomatología "dificulta muchas veces la realización de actividades cotidianas y puede provocar una disminución de la productividad laboral así como estrés".
El SOS tiene muchas causas y clasificaciones. La especialista Nieves Alonso asegura que la enfermedad se puede dividir en dos tipos: por déficit de la capa acuosa de la película lagrimal y por el aumento de la evaporación de la lágrima, informó 20minutos.es.
La doctora indica que cuando el SOS está relacionado con las fallas en la capa acuosa, una de las razones para su aparición puede ser el síndrome de Sjögren. Este síndrome es mucho más complejo: además de la irritación ocular, asocia otras patologías, como la sequedad de las mucosas.
El ojo seco puede ser una molestia leve que se resuelve con dosis de lubricación o convertirse en una verdadera pesadilla. La clave, para la especialista del Hospital Ramón y Cajal, está en mantener a raya los factores de riesgo:
  • Edad avanzada
  • Déficit vitamínico
  • Intervenciones, como la cirugía refractiva o de cataratas
  • Uso de lentillas
  • Embarazo
  • Alergias
  • Exposición al sol
  • Tabaco
  • Tratamientos como la quimioterapia
  • La falta de parpadeo ante las pantallas
  • Aire acondicionado y contaminación
La lectura excesiva también se asocia a una mayor prevalencia del SOS, principalmente cuando se hace frente al ordenador. Según Nieves Alonso, "también influye la postura ante el ordenador.
Inconscientemente uno está atento frente a la pantalla y parpadea muchísimo menos, entonces el ojo se reseca más por ese motivo". La catedrática Margarita Calonge señala que también pueden influir la disminución hormonal en la menopausia, la exposición a ambientes adversos, medicamentos como los antihistamínicos, los diuréticos y los antidepresivos, enfermedades como la diabetes mellitus y el déficit de vitamina A.
A pesar de que los ojos pueden irritarse por el viento más inofensivo, hay muchas alternativas para sobrellevar esta enfermedad. La oftalmóloga Nieves Alonso sugiere:
Consultar a un especialista para seguir un tratamiento tópico
Poner humidificadores en casa
Llevar siempre gafas de sol, para protegerse tanto de la luz como del viento
Hacer pausas cuando se trabaja frente a un ordenador: paros de cinco minutos después de cada hora laboral y parpadear a menudo
Evitar sitios con aire acondicionado. Si no es posible, ubicarse lejos del foco
Dirigir el aire acondicionado del coche hacia el cuerpo y no hacia la cara
Evitar, en lo posible, los lugares donde se concentre la contaminación.
Fuente

08 agosto 2013

La clave "1234" es la más utilizada por los usuarios para la tarjeta bancaria

         
  • El PIN usado por más del 10% de las personas es 1234
  • Los PINs más inseguros representan el 25% de los elegidos por la gran mayoría de personas
  • Muchos de los PINs usados son la fecha de nacimiento del poseedor de la tarjeta
De acuerdo a un estudio de DataGenetics, los ladrones de tarjetas de crédito y débito adivinan correctamente el PIN para cajero automático un 25% de las veces. ¿Por qué es tan sencillo? Para responder a la pregunta los responsables de la investigación recabaron contraseñas de miles de personas que se obtuvieron a partir de filtraciones de datos bancarios en internet y llegaron a una lista de los veinte PINs más usados para sacar dinero del cajero automático:
  1. 1234
  2. 1111
  3. 0000
  4. 1212
  5. 7777
  6. 1004
  7. 2000
  8. 4444
  9. 2222
  10. 6969
  11. 9999
  12. 3333
  13. 5555
  14. 6666
  15. 1122
  16. 1313
  17. 8888
  18. 4321
  19. 2001
  20. 1010
EL 26,83% de los 3,4 millones de PINs recabados durante la investigación correspondía a esta lista de 20 dígitos. Por lo tanto las posibilidades de adivinar el PIN de una tarjeta es de un poco más de 1 de cada 4 tarjetas siempre y cuando usemos uno de estos veinte números.
No debería sorprender, pero sobre todo, los cuatro primeros PINs también son extremadamente inseguros. 11% los 3,4 millones de PINs recabados en la investigación eran 1234. Si, hipotéticamente, robas diez tarjetas de crédito/débito e intentas sacar dinero con el PIN 1234 al menos en una lo lograrás, tal vez en dos.
El estudio también determinó que hay una altísima coincidencia de PINs que inician con el 1 y el 9. ¿Por qué? Porque la gente usa el año de nacimiento como PIN. 1972 es por mucho el más común seguido con casi el 1% de los 3,4 millones de contraseñas obtenidas.

Cómo evitar PINs inseguros

  • Si tu banco o emisor de tarjeta de crédito lo permite, usar PIN de más de cuatro dígitos entre cinco o seis y ya estarás muy seguro, pero evitando a toda costa números seguidos o repetidos.
  • Evitar siempre el 1, 2, 3, 4 o cualquier otra secuencia de números seguidos.
  • No repetir dígitos, nunca.
  • No usar secuencias visuales del teclado numérico, muchos de los PINs eran 2580 porque es la columna central de números en el teclado.
  • No usar fechas cercanas (cumpleaños, aniversarios,el año actual)
  • Usar números completamente al azar y on repetir entre tarjetas.
Con esos seis consejos estarás más seguro que la gran mayoría de personas.
Fuente

07 agosto 2013

Una mujer podría tener los mismos efectos sobre el cerebro de los hombres que la cocaína

        
Una mujer podría tener los mismos efectos sobre el cerebro de los hombres que la cocaína. Según publicó el diario británico Daily Mail, así lo determina un estudio hecho por científicos de la universidad de Harvard, que determinaron que la actriz Rosie Huntington-Whiteley provocaría eso.
Mirar a la estrella de Transformers activaría los mismos centros cerebrales en los hombres que la droga.
El estudio se realizó a través de imágenes de mujeres atractivas que se mostraron a diferentes hombres. Los resultados indicaron, por medio de imágenes cerebrales, que la actriz influye en los circuitos de recompensa del cerebro de la misma manera que la cocaína.
Los rostros más admirados fueron los de frente curva y prominente, ojos, nariz y boca situadas relativamente abajo, ojos grandes, mejillas redondeadas y una pera pequeña.
Mirá las fotos y hacé la prueba. ¿Qué opinás? ¿Puede una persona provocarte el mismo efecto que la droga?
Fuente
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         

03 agosto 2013

Un niño alemán encontró una 'momia egipcia' en el ático de su abuela


        
Un niño alemán de 10 años se encontraba jugando en la casa de su abuela cuando halló lo que parecía una momia egipcia escondida en un rincón del desván de su abuela.
La 'momia' estaba dentro de un sarcófago completo con adornos jeroglíficos, embalado en una caja de madera. Junto con la momia se hallaron en el sarcófago una máscara funeraria y un vaso canopo (recipiente donde se depositaban las vísceras del difunto lavadas y embalsamadas en el antiguo Egipto).
Todavía no está claro si el hallazgo de Alexander Kettler de Diepholz, en el norte de Alemania, es una auténtica reliquia del antiguo Egipto. Ahora se permanece a la espera de que los especialistas certifiquen su autenticidad.
Sin embargo, la familia del niño cree que la momia puede ser auténtica. El difunto abuelo de Alexander viajó al norte de África en la década de los 50. "En ese momento todavía había un comercio de momias auténticas", dijo Lutz Wolfgang Kettler, padre de Alexander, al periódico local 'Die Kreiszeitung'. La momia ha permanecido en el ático durante al menos 40 años, según afirmó.
Fuente

01 agosto 2013

Por qué los sordos estornudan sin el "achís"

        
La revista en línea Limping Chicken ("Pollo que Cojea"), dedicada a la comunidad sorda británica, publicó recientemente un artículo sobre las diferencias entre los estornudos de personas sordas y oyentes.
La pieza, firmada por el periodista parcialmente sordo Charlie Swinbourne, puso a hablar a los lectores, Swinbourne destaca el hecho de que las personas sordas no hacen "achís" al estornudar, mientras que las personas oyentes parecen hacerlo todo el tiempo. Es más, colocó a este sonido entre su cómica lista "Los 10 Principales Hábitos Fastidiosos de las Personas Oyentes".
El sonido "achís" ni siquiera es universal (es propio del castellano; en inglés es "achoo"). Los franceses estornudan con "atchoum", los japoneses con "hakashun" y en Filipinas gritan "ha-ching", en portugués, dicen "atchim" Y ¡Hatschi!", se dice en alemán.
El usar palabras en los estornudos, así como responder con -por ejemplo- un "salud", son hábitos culturales adquiridos.
Así que no sorprende que los sordos británicos, especialmente los que usan lengua de señas (lo mismo ha de suceder con sordos de otras partes del mundo), no se preocupen por agregar la palabra "achoo" a este acto tan natural."
Para la gente sorda, "un estornudo es lo que debe ser... algo que simplemente sucede", dice Swinbourne en su artículo.
Hasta intenta describir cómo suena un estornudo sordo: "(Hay) una respiración profunda cuando ocurre la inspiración previa al estornudo, seguido por un sonido más nítido, veloz, cuando el aire es liberado".
Hay muy poca investigación en torno al estornudo sordo, pero sí se ha hecho un estudio sobre la risa en las personas sordas.
¿Suenan distintas las risas de los sordos que las de los oyentes? En el trabajo "Risa en Sordos que usan Lengua de Señas", la carcajada o risilla sorda se describe como "obvia y fácil de identificar" pero "más variada que la típica risa de las personas oyentes".
En diálogo con Ouch, Bencie Woll, directora del Centro de Investigación sobre Cognición y Lenguaje Sordo en el University College London, llama a este tipo de acciones "sonidos vegetativos". Ella dice que podemos modificar el sonido, pero no podemos detenerlo.
"Cuando reímos no estamos tratando de hacer 'ja, ja'. Es simplemente el sonido que nos sale, como resultado de los cambios que hacemos en nuestra garganta. La influencia que tenemos sobre nuestro estornudo y risa nos permite suavizarlos o hacerlos más fuertes, dependiendo de lo que se sienta socialmente apropiado", explica.