17 julio 2013

Cuando los «smartphones» estallan

         
La compañía Apple abrirá una investigación tras el fallecimiento de una china de 23 años al electrocutarse con su iPhone 5. Ma Ailun contestó a una llamada en su iPhone 5 mientras este todavía se estaba cargando, recibiendo posteriormente una descarga eléctrica mortal.
Después del accidente, la hermana mayor de la víctima apuntó directamente a Apple mediante una publicación en su cuenta de Sina Weibo, la red social equivalente a Twitter en China: «Espero que Apple pueda darnos una explicación. Espero también que todos vosotros os abstengáis de usar vuestros teléfonos móviles cuando se estén cargando».
Sin embargo, este no es el único caso de lesión -o muerte- a causa de un móvil.
Fanny Schlatter, una joven suiza de 18 años, se encontraba trabajando cuando de repente el teléfono móvil que llevaba en el bolsillo explotó. El estallido del terminal, un Galaxy S3 de la compañía Samsung, le causó quemaduras segundo y tercer grado en el muslo y en la mano derecha. La explosión se produjo cuando Schlatter, aprendiz de pintor, cargaba latas de pintura en el camión de su jefe en la localidad suiza de Le Chaux-de-Fonds. «De repente escuché un sonido como el de un petardo, sentí un olor químico extraño y mis pantalones de trabajo empezaron a incendiarse», explicó a un informativo francés.
A los pocos segundos, surgió una llamarada que llegó a lamerle los hombros, lo que provocó que la joven comenzara a gritar, atrayendo la atención de su jefe, Stéphane Kubler, que le quitó los pantalones y la cogió en volandas para llevarla al cuarto de baño de una tienda cercana, dónde roció la herida con agua.
«Olía a cerdo quemado», recuerda Kubler, que fue quién rescató los restos del smartphone de los pantalones de la joven. «Estaba carbonizado y su batería tenía un tamaño tres veces superior al normal», añadió.
El año pasado un niño de 11 años resultó herido en la pierna cuando la Blackberry Curve 9320 de su hermano empezó a arder sin razón aparente. El móvil había sido comprado solo dos semanas antes de incendiarse. La madre del menor apuntó que el plástico del móvil se derritió y se le adhirió a sus piernas y tuvo que ser llevado a urgencias. RIM en esa oportunidad también señaló que iba a abrir una investigación.
En 2011 los pasajeros de un vuelo ZL319 entre Lismore y Sidney vivieron un episodio peculiar. El iPhone 4 de uno de los pasajeros sin razón aparente se sobrecalentó minutos después de aterrizar, estalló y empezó a emitir humo denso. El humo activó una alarma de luz roja hasta que el asistente de vuelo logró solventar la situación, recuerda The Inquirer.
En el año 2007 se reportaron varias muertes relacionadas con el estallido de móviles. En junio de 2007 fue hallado el cuerpo de un joven chino de 22 años que llevaba el móvil estallado en el bolsillo de la chaqueta mientras trabajaba.
El artefacto explotó y esto ocasionó que varias costillas se le fracturasen y le lesionaran órganos vitales. Se trataba de un dispositivo Motorola y no se llegó a conocer si se trató de un mal manejo del móvil o un fallo del mismo, informaba Efe.
Meses después en Corea del Sur ocurrió un caso similar. El cadáver de un hombre de 33 años fue encontrado por sus compañeros de trabajo con la nariz sangrando y el móvil con la batería derretida en el bolsillo de su camisa. La agencia Yonhap señaló en esa ocasión un investigador determinó que la muerte estuvo causada por la explosión de la batería. El joven «sufrió heridas en la zona izquierda del pecho y la explosión de rompió varias costillas», señaló Yonhap.
En 2007 también se reportó otro caso pero en España. Un sevillano se llevó un susto cuando su Nokia N-91 empezó a arder en la madrugada cuando estaba cargándolo en la mesita de noche.
El móvil emitió un humo denso y chamuscó un poco la mesa. Solo fue una mala noche porque nadie resultó herido.
Consejos para evitar estallidos:
La razón por la que algunas baterías de Litio explotan recae en uno de los compuestos utilizados en su fabricación, el óxido de cobalto.Este tiene la tendencia a eliminar mucho calor, y cuando se abusa de la batería esta se sobrecalienta. Si este calor afecta a otros componentes se produce la chispa.
Recomendaciones:
1.- Nunca dejar el móvil conectado al cable del cargador muchas horas.
2.- Proteja el dispositivo. Es preferible mantenerlo alejado de la arena, el calor en exceso, al agua y al polvo.
3.- Aunque le importe más el precio, no compre baterías de marca «blanca». Utilice las originales ya que se garantiza mejor su seguridad.
Fuente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario