24 agosto 2012

El empleado de Google que visitó lo peor de Internet


En la actualidad, vivir sin Internet es algo que a muchos ni siquiera se les ocurriría. Millones de usuarios usan la Web para trabajar, comunicarse con amigos o parientes lejanos, divertirse y una lista interminable de posibles tareas. El problema es que en la red también hay muchas cosas abominables.
En la web hay multitud de contenidos infames e ilegales, las empresas están obligadas a eliminar estos contenidos en 24 horas y dar parte a las autoridades. Pero el trabajo es tan odioso que nadie en Google quiere hacerlo, de modo que utilizan los servicios de empresas subcontratadas. Como el caso de un empleado que tuvo que ver escenas repugnantes durante un año entero.
El trabajo de esta persona, que prefirió no revelar su nombre en una entrevista con Buzzfeed, era ver páginas con cosas bestiales como escenas de necrofilia, mutilaciones, suicidios, pornografía infantil y todo lo que la peor mente se pueda imaginar.
El contratado veía aproximadamente 15 mil fotografías y videos relacionados a estas temáticas que se podían encontrar a través de todos los servicios de Google como Picasa, Images, Orkut, el buscador y más.
Si bien en un principio no le gustaba lo que veía, como le sucedería a cualquier persona, logró soportarlo. A medida que pasaba el tiempo comenzó a sufrir los problemas piscológicos por la violencia que tenía que ver a diario.
"No tenía con quién hablar. No podía comentárselo a mi novia porque no quería que ella tuviera que cargar con semejante mierda. Por siete, ocho, nueve meses estuve mirando este tipo de cosas y pensando que estaba bien, pero me estaba transportando a un lugar muy oscuro", aseguró. Por ese motivo empezó a ir a un terapeuta.
Lo peor de todo es que, durante todo este proceso, seguía siendo un subcontratado por parte de Google , quien le comunicó, a través de la compañía que le daba el trabajo, que no lo efectivizaría (le habían prometido que lo harían).
El empleado pasó una revisión rutinaria que le recomendó acudir a sesiones de psicoterapia. Cuando lo presentaban fotos normales, todo le parecía obsceno. Una imagen simple de un padre y un hijo le parecía el comienzo de una relación pedófila. De modo que Google le proporcionó unas sesiones iniciales de terapia y le sugirió que las siguiera por su cuenta.
Los subcontratados de Google solo pueden serlo un año. Después deben de ser incorporados a la plantilla o dejar el trabajo. Este fue su caso. A los 9 meses le comunicaron que no seguiría en su puesto.
Otros ex-Google refieren la misma historia. 
En YouTube es aún peor. Más estresante, rápido y proactivo. Hay que ver las escenas escabrosas antes que nadie incluyendo todos los vídeos de Al Qaeda.
Tampoco los empleados de YouTube fueron contratados. Al parecer, limpiar la basura es algo que no pueden hacer los empleados regulares de Google. Destroza la moral.
Fuente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario