30 julio 2012

La razón por la que los hombres no quieren hablar ni acurrucarse luego del sexo

Luego de un intenso juego sexual, las mujeres puede que se queden con el deseo de un poco más de apapachamiento e intimidad, mientras que ellos sólo buscan el lado más cómodo de la cama para echarse una buena siesta. Y aunque parezca este un acto egoísta de parte de los hombres de la casa, el mismo podría tener de hecho una explicación muy justificable apoyada en la propio biología masculina.
De acuerdo con un nuevo estudio publicado en el Neuroscience & Biobehavioral Reviews, y reportado por el Daily Mail, después de un orgasmo, los hombres tienden a experimentar disminución de la actividad en la corteza prefrontal, la región del cerebro más comúnmente asociada con el procesamiento de una variedad de diferentes flujos de información y respuestas.
Luego de esta reacción, otras dos áreas del cerebro (la corteza cingulada y la amígdala) llevan al individuo a dejar de enfocarse en los pensamientos sexuales. Mientras esto sucede, la oxitocina y la serotonina del cerebro, inducen al sueño, y la prolactina, una sustancia química asociada con sentirse saciado, también se liberan, haciéndolo sentir completamente satisfecho y sin necesidad de ningún otro tipo de contacto adicional.
Pero si no estás completamente convencida con esta explicación, otro estudio llevado a cabo por la Universidad de Michigan y el Albright College en Filadelfia, y publicado en el Journal of Social, Evolutionary and Cultural Psychology, afirma que la tendencia de dormirse luego del acto sexual podría estar asociada con el deseo de la pareja que se mantiene despierta a establecer una conexión que demuestre afecto y compromiso.
Por su parte, aquella persona que se duerme primero luego de tener intimidad, resulta ser aquella con menor intención de profundizar en la relación. "Dormirse antes de la pareja puede ser una manera no consciente de evitar conversaciones de compromiso luego del sexo", concluye el estudio.
Fuente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario