02 mayo 2012

El pensamiento analítico debilita la fe en Dios

Un estudio realizado en la University of British Columbia (UBC, Vancouver, Canadá) llega a la conclusión de que el pensamiento analítico puede disminuir la creencia religiosa, incluso en los creyentes devotos, afirma la revista Science en un extracto.
Según el experimento, que lo publica la edición impresa de Science, el pensamiento analítico «aumenta la incredulidad por igual tanto en los creyentes como en los escépticos, con lo que arroja luz sobre la psicología de las creencias religiosas».
«Nuestro objetivo fue explorar la cuestión fundamental de por qué la gente cree en un Dios con graduaciones diferentes», sostiene Will Gervais, el autor principal de la investigación, doctor en Filosofía y Letras, que trabaja en el departamento de Psicología de la UBC. «Una combinación de factores complejos tiene que ver con la espiritualidad personal, y estos nuevos hallazgos sugieren que el sistema cognitivo relacionado con el pensamiento analítico es un factor que puede influir en la incredulidad».
Los investigadores emplearon «resolución de tareas y experimentos sutiles de priming («primado»: un término técnico usado en psicología), como mostrar a los participantes la escultura El Pensador de Rodin o pedir a los participantes que completaran cuestionarios con tipos de letras difíciles de leer». De esa forma, «producían» con éxito pensamiento «analítico». Los investigadores, que evaluaron el nivel de creencia de los participantes «utilizando una variedad de patrones que aportaban los mismos implicados», hallaron que las creencias religiosas «disminuían cuando los sujetos que se prestaron al experimento se involucraban en tareas de análisis, en comparación con los participantes que se dedicaban a tareas que no implicaban el pensamiento analítico».
Los resultados, dice Gervais, se apoyan en el modelo del sistema cognitivo que procesa la información: se trata de lo «intuitivo», que se basa en los atajos mentales, y que produce respuestas rápidas y eficientes; y lo «analítico», que proporciona respuestas más razonadas.
«Nuestro estudio se basa en investigaciones previas que unen las creencias religiosas al "pensamiento intuitivo"», destaca Ara Norenzayan, coautor del estudio y profesor asociado también en el departamento de Psicología de la UBC. «Nuestros hallazgos sugieren que la activación cerebral del sistema cognitivo "analítico" puede socavar el apoyo "intuitivo" a la creencia religiosa, al menos temporalmente», añade.
En la prueba participaron más de 650 personas de los EE.UU. y Canadá. Gervais augura que los estudios futuros explorarán si el aumento de la incredulidad religiosa es temporal o de larga duración, y hasta qué punto estos hallazgos valen para las culturas no occidentales.
Según los datos más recientes, «la mayoría de la población mundial cree en un Dios, aunque el número de ateos y agnósticos sea de cientos de millones», afirma Norenzayan, codirector del centro de la UBC para la evolución humana, el conocimiento y la cultura. «Las convicciones religiosas están determinadas por factores psicológicos y culturales y fluctúan según el tiempo y las situaciones», sostiene.
A falta de pruebas, cualquiera puede dudar de la existencia de Dios, pero hasta un ateo puede volverse creyente en momentos desesperados, ¿tú qué piensas?
Fuente

2 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo con el artículo.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Holaaaaaa, una entrada bastante didáctica, frente a lo cual creo, que el mundo puede tener miles de conceptos diferentes sobre Dios, y me apena, que hoy en día, hayan más personas que no crean en él, pero las ideas y los pensamientos se respetan.
    En mi caso te diré, que la FE, es la que mueve montañas y cada día lo compruebo más.
    Dios... existe.
    Te dejo un abrazote y gracias por tu visita, no te pierdas, hoy, el último capítulo de mi cuento.
    Besotes desde Perú.

    ResponderEliminar