23 abril 2012

Dona un riñón a su jefa y termina siendo despedida

Debbie Stevens, una estadounidense de 47 años, fue despedida luego de haber donado un riñón a su jefa, Jackie Brucia, de 61. "Me sentí traicionada, fue una experiencia muy dolorosa y horrible", explicó la mujer, divorciada y madre de dos niños.
Debbie, de Long Island, trabajaba en un grupo que gestiona concesionarios de automóviles. Su jefa estaba en espera de un donante de riñón y recibió la generosa oferta de su empleada.
Brucia, según el relato de Debbie, le contó sus problemas de salud y ella le dijo que si era necesario estaba dispuesta a ser ella la donante, según reportó hoy The New York Post. "Nunca se sabe, podría considerar la oferta un día", le respondió.
En enero de 2011, la empleada recibió la llamada de su jefa, que le había tomado la palabra y le preguntaba si la oferta todavía seguía en pie, ya que le habían negado otra donación."Claro que sí", le respondió Debbie. "Ella era mi jefa, la respetaba y no quería que muriese", explicó.
El riñón de la mujer, sin embargo, no era compatible con el de su jefa, y la solución encontrada fue entonces una suerte de intercambio: su riñón acabó en el cuerpo de otro paciente en Missouri y su jefa obtuvo otro proveniente de San Francisco.
A los pocos meses de la operación, Debbie empezó a sentir dolores en las piernas y problemas digestivos. La mujer se sintió presionada a volver al trabajo aunque no se encontraba en condiciones, mientras su jefa seguía en convalecencia.
"¿Por qué no estás en el trabajo? Los demás van a pensar que te doy un trato especial", le exigía la desagradecida jefa, quien terminó por despedirla.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario