09 febrero 2012

Clara Lanzen de 10 años descubre nueva molécula por accidente

Casos particulares e increíbles si los hay, prueba de ello es lo que le ha sucedido a Clara Lazen, una joven de diez años que se encontraba en su clase de ciencias junto a su profesor de primaria Kennet Boehr, en la ciudad de Kansas, cuando, jugando con un kit de modelos moleculares, la niña descubrió una nueva molécula que jamás había sido pensada, y que además, dispondría del potencial necesario para almacenar energía.
Boehr afirma que Clara comenzó a colocar los átomos de forma compleja, y una vez concluyo su modelo se le acercó al profesor y le preguntó si había hecho algo real de química, a lo que él mismo analizando la estructura de la molécula se mostro anonadado por su composición.
El profesor decidió tomar una fotografía y enviársela a un conocido suyo, Robert Zoellner, quien trabaja en la Universidad Estatal de Humboldt. Robert decidió investigar la molécula en cuestión, tratándose de la tetraquis (nitratoxycarbon) metano, determinando que se trataba de algo único y jamás estudiado, además, para sorpresa de todos, la estructura de esta molécula le permite ser capaz de almacenar energía de forma estable, por lo que bien podría emplearse como explosivo, o bien para producir energía.
De todas formas, se trata de algo que jamás ha sido pensado, por lo que es necesario sintetizarla en un laboratorio, aunque lamentablemente en la Universidad de Humboldt no son capaces de hacerlo porque excede su alcance.
Esto llevo a que Zoellner tome la decisión que todo científico escogería en su lugar, escribir un artículo para que sea publicado en la revista Computational and Theoretical Chemistry, donde detallaría la estructura de ésta particular molécula, sus cualidades y posibles usos, con el fin de atraer investigadores que puedan sintetizarla. Claro que el nombre de Clara aparecerá en éste artículo como la autora del descubrimiento.
Fuente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario