03 enero 2012

La última voluntad de un esqueleto gigante


Los dos metros y 30 centímetros de altura de Charles Byrne, el llamado gigante irlandés, sigue maravillando al mundo médico pero por primera vez se plantea un dilema ético. La última voluntad del gigante fue que sus restos se arrojaran al mar.
Charles Byrne, el llamado gigante irlandés, medía dos metros y 30 centímetros de altura y murió a los 22 años, desde que murió en 1783 su enorme esqueleto se ha exhibido en todo tipo de museos de curiosidades, actualmente descansa en el Royal College del Museo de Londres.
"Ciertamente es hora de respetar la memoria y la reputación de Byrne", opinan el especialista en ética medica Len Doyal y el investigador Thomas Muinzer.
Byrne se convirtió en una celebridad en el Londres del siglo XVIII por su tamaño, provocado por un tumor en la glándula pituitaria que le estimulaba el crecimiento.
Con 22 años el gigante irlándes murió sin que se cumpliera su última voluntad de ser arrojado al mar. Su cuerpo fue comprado por el cirujano y anatomista John Hunter que solía comprarle cadáveres a ladrones de tumbas.
Doyal, de la Universidad de Londres Queen Mary, y Muinzer, de la Universidad Queen de Belfast, argumentan que ya no es necesario exhibir al gigante. "Ya ha contribuido bastante a la medicina. Además se le ha extraído el ADN para futuras investigaciones", apuntan los expertos.

Fuente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario