30 noviembre 2011

Confundió a su hija con un ladrón y la mató de un balazo

Un hombre de 52 años mató a su hija de 24 al confundirla con un delincuente en su casa del departamento de Carrasco, en el Uruguay, temeroso por un violento asalto ocurrido en su casa un mes antes.
El desgraciado hecho sucedió durante la madrugada, cuando, cerca de las dos de la mañana, parte de la familia Alonso, entre los que se encontraban el padre, la madre, y dos de los tres hermanos, dormía. Una serie de ruidos alertaron a la familia, por lo que el matrimonio abandonó la habitación y bajó las escaleras para ver qué pasaba.
El hombre bajó con un arma en la mano. Según fuentes policiales, una pistola calibre 357, y salió al patio de la casa. Le pidió a su esposa que subiera y se quedara arriba. No vio nada en el patio, pero escuchó un grito de su esposa, por lo que volvió a entrar a la vivienda, que estaba totalmente a oscuras.
Entre la oscuridad observó una sombra que se movía y disparó hacía allí. Cuando encendieron la luz se encontraron con el cuerpo, ya sin vida de su hija, Federica Alonso, de 24 años de edad.
Fuentes policiales, allegadas al caso, dijeron que la joven recibió un disparo a la altura del esternón y que la bala salió por la espalda dejando un agujero en la pared.
A pesar del estado de shock en que se encontraba el padre de la joven minutos después del incidente, logró hacer declaraciones ante la Policía, en las que manifestó que, al salir al patio de la casa, observó que su perro avanzaba de forma amenazante, hacia el portón, según informaron fuentes policiales.
Las autoridades que investigan el hecho decidieron derivarlo a un sanatorio privado para su atención, ya que durante parte del interrogatorio estuvo a punto de desvanecerse producto del shock emocional sufrido tras el trágico hecho.
El hombre quedó en libertad, pero en condición de emplazado, es decir que puede volver a ser llamado a declarar.
El robo que sufrieron en la madrugada del 30 de octubre posiblemente haya alterado los temores de la familia. En esos momentos el hermano de la joven fallecida llegaba a su casa de una reunión, cerca de las tres de la mañana.
Tres delincuentes armados lo sorprendieron cuando entraba a su domicilio, lo golpearon de un culatazo en la cabeza y lo obligaron a ingresar a la vivienda.
Lo maniataron a él y a su padre, en tanto que la madre permaneció en su cuarto, simulando estar dormida.
En aquella ocasión les robaron dinero en moneda nacional y dólares, una notebook, una cámara digital y varios celulares. Según la versión brindada en ese momento, los delincuentes cargaron todo en un automóvil y fugaron del lugar.
Fuente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario