22 septiembre 2011

¿Por qué comemos palomitas en el cine?


Estamos acostumbrados a pensar que cuando vamos al cine no hay mejor panorama que un buen asiento con un paquete de palomitas gigantes, sin embargo alguna vez nos hemos preguntado ¿por qué?, ¿por qué no papas fritas o un completo?
Esta costumbre fue estrenada en Estados Unidos entre 1929 y 1933, la época de la Gran Depresión, que llevó a trece millones de norteamericanos al paro. Entonces, el principal medio de evasión era el cine, un espectáculo asequible para todos los bolsillos. Si querían tener el estómago igualmente entretenido durante la proyección, los empobrecidos espectadores sólo podían permitirse las palomitas, que se elaboraban al instante con una materia prima tan abundante en EE UU como son los granos de maíz. Los vendedores cosechaban unos beneficios de hasta el 2.500%.
Hace poco, el presidente de Sony Pictures propuso a los exhibidores que ofrecieran también snacks más saludables, como yogures o copas de frutas, ya que una ración grande de popcorn aporta ¡1.800 calorías!
En estos tiempos los popcorn o más conocidos como palomitas, ya no son de valores tan asequibles como lo eran antes, son un poco mas caras, sobre todo en el lugar en el que veremos nuestra película, sin embargo esto no lo quita como el snack número uno a la hora de ir al cine.



Fuente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario