01 abril 2011

Quien ríe en el trabajo y tiene buen humor vive mucho mejor

Cada 1 de abril se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Diversión en el Trabajo (Fun at Work Day), una ocasión para "recordar que el trabajo no tiene por qué ser gris, que la seriedad no requiere solemnidad, y que el humor ofrece importantes beneficios para cualquier organización y para su equipo humano, incluso en momentos de crisis", aseguran desde la consultora española Humor positivo, que promueve la iniciativa a nivel nacional.
Los beneficios del humor
En efecto, en los últimos 30 años que el estudio científico del humor se ha abordado de manera consistente, promovido especialmente por la International Society for Humor Studies o ISHS. Estudios científicos demuestran que el sentido del humor es una de las herramientas más eficaces para combatir el estrés, enfrentarse a los desafíos y conservar la salud mental a pesar de los embistes de la vida. Además, según "Humor positivo", en las empresas atrae y retiene a los recursos humanos más valiosos, fortalece la motivación individual y colectiva, estimula la innovación y la mejor toma de decisiones, favorece el aprendizaje, cohesiona los equipos humanos, fortalece las relaciones con los clientes y crea un entorno más agradable y humano para trabajar.

Jugar en el trabajo estimula la creatividad  
El neurocientífico Jung-Beeman ha pasado los últimos 15 años escudriñando la mente humana para entender qué sucede exactamente en nuestro cerebro cuando nos llega el momento “eureka”, esa clarividencia repentina que conduce a ciertos sujetos a la solución de un problema. Y ha descubierto que solemos resolver mejor los problemas si estamos de buen humor. La explicación es muy sencilla: el ánimo positivo pone a punto para la actividad a la corteza cingulada anterior, una región del cerebro que siempre se activa momentos antes de tener una idea.
Distraerse, añade Jung, también ayuda. La historia está llena de ejemplos que lo confirman. Arquímedes gritó su famoso ¡Eureka! al sumergirse en una bañera llena de agua. El conocido matemático del siglo XIX Henri Poincaré desarrolló sus principales teorías en el preciso instante en que subía a un autobús. Y al Nobel de Física Richard Feynman le gustaba irse a un bar, pedir un 7-Up y, si la inspiración llegaba, apuntar las ecuaciones en una servilleta.
Nada de esto es casual. La aparente comprensión “repentina” es, en realidad, fruto de un trabajo cerebral de conexión de ideas que empieza mucho antes de lo que creemos. Eso sí, todo ocurre en el plano inconsciente. Por eso los neurocientíficos recomiendan que, para tomar decisiones complejas, distraigamos al cerebro consciente con actividades mecánicas como resolver un puzzle. Es lo que el holandés Ap Dijksterhuis llama “hipótesis de deliberación-sin-atención”, comúnmente conocida como la consulta con la almohada.
Juguetes en la oficina
Conscientes de que los creativos necesitan jugar, muchas empresas puntocom han incorporado zonas de ocio en sus instalaciones. Las oficinas de Google España, por ejemplo, tienen una sala con futbolines, dianas, cómodos sillones y videojuegos para que sus empleados puedan tomarse un respiro. ¿Pero qué pasa si en tu empresa hay limitaciones de espacio? Ahí es donde entran en juego empresas como Klear Gear y Office Playground, especializadas en los llamados juguetes de oficina (office toys, en inglés). Su oferta va desde la clásica bola anti-estrés hasta el bolígrafo cohete que sale disparado pulsando un botón, la batería de tambores a golpe de dedos y el trío de mini-gansters vestidos al puro estilo de la mafia italiana a quienes podrá “tumbar” con su pistola en los momentos de máximo estrés. Incluso puede crear una réplica de su oficina con los Cubes y convertirse (si lo desea) en el jefe. 


Estar de buen humor fomenta la creatividad 
Las personas que hacen una pausa mientras trabajan para escuchar música o ver vídeos cómicos en Internet no están perdiendo el tiempo, sino que al mejorar su humor pueden potenciar su creatividad, según un estudio publicado en la revista Psychological Science.
Para llegar a esta conclusión, Ruby Nadler y sus colegas de la Universidad de Western Ontario (EE UU) modificaron el estado de ánimo de varios estudiantes con ayuda de música y vídeos que les hicieron sentirse alegres o tristes. Después comprobaron cómo se desenvolvían aprendiendo a reconocer ciertos patrones en función de su estado. Los resultados mostraron que los sujetos que se sentían felices descubrían y aprendían antes cómo resolver el problema que sus compañeros. “Si tienes un proyecto en el que debes pensar de forma innovadora, estar de buen humor te ayudará”, asegura Nadler.

Los beneficios del sentido del humor
Tener sentido del humor no significa ser un payaso o pasarnos el día contando chistes. Se trata de responder con una actitud positiva ante los retos o situaciones difíciles que nos encontramos en el día a día. El humor nos permite enfrentarnos a una situación difícil sin dejarnos secuestrar por las emociones negativas. Nos ayuda a crear ambientes más relajados y favorables para la toma de decisiones y la solución de conflictos; y nos protege, en gran medida, contra el estrés.

Atrae y retiene a los recursos humanos más valiosos.
 

Potencia la salud y las capacidades del empleado.

Fortalece la motivación individual y colectiva.


Estimula la innovación.


Optimiza la comunicación interna.


Favorece el aprendizaje.


Cohesiona los equipos humanos.


En resumen todo te saldrá bien y claro es gratis...
Fuente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario