29 abril 2011

Nyotaimori


Nyotaimori, el ‘arte’ de comer sobre mujeres desnudas 
Los japoneses tienen una extraña tradición, comer shushi sobre el cuerpo de mujeres desnudas.
Hay una forma de servir el sushi que gana terreno en el mundo y que combina todos los placeres de la carne: el nyotaimori, un formato de servicio en donde la bandeja es el cuerpo de una hermosa y sensual señorita.
En Londres, Los Angeles, New York y París, cada vez más lugares sirven piezas de la más refinada comida japonesa sobre un cuerpo desnudo –solo se cubren las partes pudendas- usándolo como una verdadera bandeja humana, para que cada bocado llegue a los 36,5ºC, la temperatura ideal para concentrarse en su textura y sabor. El ritual prohíbe hablar, tocar o rozar a la mujer en servicio.
De Europa a América, el nyotaimori –que en nipón literalmente significa bandeja de mujer- dio la vuelta al globo y llegó también a América Latina. En Buenos Aires, por ejemplo, ya hay un establecimiento que ofrece esta opción. El lugar se llama L'Averno y queda en la céntrica avenida Corrientes. Allí, han reemplazado a las geishas niponas por las lindas y pulposas chicas argentinas.

Tambien se come sobre hombres vestidos de Adan
Como era de esperar, esta práctica no es menos que polémica. Abundan los post en la red que denuncian la degradación de la mujer a una bandeja, un mero objeto decorativo y sexual al que se le exige prestancia y temperatura. O aquellos otros, en donde se afirma que se trata de un severo caso de discriminación hacia el género. En respuesta, el nantaimori no se hizo esperar: con ese nombre se conoce a la misma práctica pero servida sobre un hombre, como para que las chicas también tengan su fetiche.

La recompensa, claro, es acorde. En los sites referidos al tema nos enteramos que una Jovencita cobra de 500 a 1.1 mil dólares americanos por ser la bandeja preferida de un restaurante en Toronto o Nueva York, mientras que las guapísimas parisinas o londinenses pueden cobrar bastante más, sin contar la rotación del cubierto y que, por noche, quizás hagan dos o más bandejas.

El caso de Toronto y Montreal son interesantes. Allí no hay un restaurante en particular que se dedique al Nyotaimori, sino servicios de “Catering” a domicilio que llegan a tu puerta con las bandejas caminando. En 90 minutos, según describe la empresa “Private Nyotaimori Partier”, tienes a la modelo lista para servirte de ella en el living de tu casa, con sólo llamarlos y hacer la reservación.

“El Nyotaimori no se trata de poner chicas con senos enormes y ya” explicó el dueño del “Temple”, un restaurante de Mineapolis, USA, que dice ser el primero en haber lanzado esta modalidad en Estados Unidos. Se trata de conservar lo que tiene de maravillosa esta propuesta y de vivir una experiencia única, dijo.

Los más tibios, sin embargo, subidos al tren del éxito, han optado por el nyotaimori a medias. Para evitar las sospechas de los inspectores de higiene, algunas empresas que promueven esta práctica colocan sobre el cuerpo desnudo una bandeja de plástico “imitación” de la forma del modelo. Los puristas ponen el grito en el cielo; mientras que los impresionables, aplauden.









































No hay comentarios.:

Publicar un comentario